Etiquetas

, , ,

La culpa es suya, en España hay demasiados, sobran funcionarios, todo el mundo lo sabe. Además son unos jodidos vagos, que se pasan el día tocándose las narices y no dan un palo al agua, eso también lo sabe todo el mundo.

“En España sobran 900.000 funcionarios” asegura el presidente de la CEOE, “pocos me parecen, yo echaba a más” añadirá más de uno…
Pero luego, cuando vayas al Hospital, querrás que te atiendan rápido, ¿verdad?, pues resulta que en el sector sanitario hay 1.100.000 empleados públicos. Ah, que no te referías a esos, que esos no los recortamos, vale.

Hemos tenido un accidente en la carretera, o en la montaña, o hay un derrumbe y hay que rescatar a los que han quedado atrapados: Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, 300.000 empleados, ¿les recortamos, o les dejamos como están?.

Entre esos dos cuerpos suman 1.400.000 empleados públicos. En España hay 2.600.000 empleados públicos, si recortamos esos 900.000 con los que estabas de acuerdo al principio, nos quedaríamos con 200.000 funcionarios: el mismo número que tienen países como Eslovenia, Letonia, Rumanía… ¿se dan cuenta de la estupidez de tal propuesta?.

Se parte de un presupuesto falso, el de que en España hay demasiados empleados públicos. En nuestro país, hay un 6% de la población trabajando para la Administración, comparemonos con esa Europa a la que queremos parecernos: Francia 8%, Bélgica 8%, Finlandia 10%, Suecia 12%…

No falla, los países con un alto número de empleados públicos tienen una administración eficiente y rápida, mientras que los países con administraciones lentas y corruptas tienen menos empleados: Grecia 3%, Rumanía 1%, Italia 5%.

La realidad es justo al revés de como nos la quieren vender: nuestra administración no es lenta porque haya mucho vago, sino porque hay poco personal, y muchas secciones están desbordadas (vayan a Urgencias de cualquier Hospital, y luego me niegan el que haga falta más personal).

¿No les llama la atención el que las Administraciones menos dotadas de personal sean en las que hay más fraude?, a lo mejor tiene que ver con que haya menos inspectores, y menos funcionarios capaces de tramitar los expedientes, de hecho, si hay demasiados pocos solo podrán dedicarse al día a día, y no a abrir inspecciones ni investigaciones de control.

Si de verdad queremos acabar con el fraude y tener un Estado eficaz, el camino ya está marcado, no hay que inventar nada nuevo, pero no pasa por el adelgazamiento del Estado, sino por todo lo contrario.

Disfruten de lo votado

Raúl Martín Fernández

Anuncios