Etiquetas

, , ,

Han destruido nuestro mayor logro como sociedad, el mayor éxito sin duda que este país ha logrado en sus años de democracia: la Sanidad Pública Universal.

Nuestros gobernantes conducen muy hábilmente la dosificación de la información, y los temas que se tratan en cada momento. Así, con las últimas medidas sanitarias, la oposición política ha empezado a agitar el espantajo de la privatización sanitaria, y ante esa reacción estoy seguro de que en el gabinete de comunicación del PP han sonreído de oreja a oreja: era por donde querían conducir el debate.

No va a haber privatización del Sistema Nacional de Salud, cargar contra ese fantasma es perder el tiempo y distraerse del auténtico objetivo que persigue el Gobierno: no quieren que la sanidad deje de ser Pública, quieren que deje de ser Universal.

La Ley General de Sanidad promulgada en 1986, bajo un Gobierno del PSOE por cierto, recogía que “Son titulares del derecho a la protección de la salud y a la atención sanitaria todos los españoles y los ciudadanos extranjeros que tengan establecida su residencia en el territorio nacional”.
Así, sin distinciones de ningún tipo, por el mero hecho de ser ciudadano, tenías garantizada la total cobertura sanitaria.

Pues bien, el Gobierno de Rajoy ha terminado de un plumazo con ello, sin despeinarse, y sin necesidad de privatizar el servicio. La nueva Ley dice así: “La asistencia sanitaria en España, con cargo a fondos públicos, a través del Sistema Nacional de Salud, se garantizará a aquellas personas que ostenten la condición de asegurado”.
Ya no tenemos derecho a la Sanidad por el mero hecho de ser ciudadanos: ahora hay que cumplir unos requisitos para tener la “condición de asegurado”, de lo contrario, no tienes derecho a la asistencia sanitaria con “cargo a fondos públicos” y deberás pagar por ella.

La propia Ley lo aclara más adelante: “Aquellas personas que no tengan la condición de asegurado o de beneficiario del mismo podrán obtener la prestación de asistencia sanitaria mediante el pago de la correspondiente contraprestación o cuota derivada de la suscripción de un convenio especial”.

El sistema ha dejado de ser universal para pasar a ser asistencial. Es el primer paso para construir el sistema dual por el que tanto tiempo llevan suspirando los neoliberales españoles.

La propaganda del Sistema insiste en que no hay ideologías, repite una y otra vez que el PP y el PSOE son lo mismo, y muchos ciudadanos a su vez lo corean felices, convencidos de haber descubierto por si mismos la piedra filosofal. Pero los hechos son testarudos: el PSOE promulgó en 1986 la Ley que implantó la Sanidad Universal en España; el PP en 2012 ha fulminado ese derecho.

Esto son hechos, y no opiniones.

Disfruten de lo votado

Raúl Martín Fernández

Anuncios