Etiquetas

, , ,

Venezuela ha protagonizado la información internacional

Tienen que estar muy disgustados en TVE con el resultado de las elecciones Venezolanas, después de tanto repetir que Capriles tenía muchas posibilidades, va el puñetero y se deja arrasar por Chávez, que le ha sacado 10 puntos de diferencia.

Ha sido, profesionalmente hablando, lamentable el espectáculo brindado por la televisión pública española en esta campaña electoral.
Televisión Española nos ha obsequiado con un despliegue de sobreinformación injustificada, con conexiones diarias en directo para seguir la campaña venezolana; un nivel de presencia informativa que se reserva para elecciones en EE.UU o en vecinos cercanos y poderosos como Francia. Por contra elecciones en un país tan cercano como, por ejemplo, Portugal, tienen bastante menos seguimiento.
No está justificada por lo tanto la exagerada presencia de TVE ni por cercanía geográfica, ni tampoco por influencia geopolítica.

Se podría pensar que el enfoque se debe a un cambio de estilo de la televisión pública, a que hayan decidido dar más importancia a los temas internacionales.
Sería la explicación más esperanzadora, pero resulta que durante el mismo periodo de las elecciones venezolanas, se dilucidaba otro proceso electoral, éste en Georgia, en el que se ha dado un vuelco espectacular a la política de alianzas en la zona, ya que el nuevo gobierno es prorruso. A pesar de ello, TVE no ha mandado un equipo para hacer varias conexiones diarias en directo, así que parece que esta explicación no va a ser la correcta.

Es muy revelador el cómo se ha informado de la campaña, construyendo las informaciones en torno al aspirante Capriles, y sobre la base de que tenía grandes expectativas según los sondeos de arrebatar la presidencia a Chávez. Sondeos que solo manejaba Televisión Española, porque bastaba con buscar en cualquier medio sudamericano para leer unas estimaciones de voto bien distintas.
En todo caso, tampoco podemos saber con exactitud la magnitud del error de esos sondeos que decía manejar el ente público, ya que en toda la campaña no se dio ni un solo porcentaje en concreto, solo se recurría, una y otra vez a la frase grandes posibilidades, sin permitir al espectador acceder al dato directo, y por lo tanto juzgar por sí mismo la realidad de esas posibilidades.

Todo esto para qué
A fin de cuentas la manipulación informativa en el propio país busca el beneficio de crear estados de opinión, que convenientemente manejados, beneficien a determinado grupo político o económico, pero, ¿este empeño con Venezuela?: no iba a cambiar el sentido del voto de los venezolanos lo que contara o dejara de contar TVE, no podían ser ellos los destinatarios del mensaje.

Si asumimos, como es lógico, que los destinatarios de la manipulación somos los españoles, surgen varias preguntas: ¿qué interés había en que nos interesasemos en este proceso?, ¿para qué se crean falsas expectativas en torno a un candidato que en ningún momento tuvo opciones reales de ganar?.

Escama cuando menos, dado que el partido actualmente en el Gobierno fue el mismo que no tardó ni 24 horas en reconocer al golpista que trató de derrocar a Chávez en 2002, en uno de los más sonoros patinazos de nuestra diplomacia reciente.

La actuación de TVE ha sido muy extraña en este asunto, el tiempo quizá aclare el porqué.

Raúl Martín Fernández

Anuncios