Etiquetas

,

Los dos partidos mayoritarios están dispuestos a "atrincherarse" en el Congreso.

Los dos partidos mayoritarios están dispuestos a “atrincherarse” en el Congreso.

Hace aproximadamente un mes escribí sobre la necesidad de que el PSOE se integrase en una gran coalición de izquierdas, para que con generosidad y renunciando a un papel preeminente (que ya no tiene en la izquierda española) contribuyese a la creación de un gran polo de oposición a las políticas neoliberales.

Finalmente los socialistas parece que están totalmente decididos a dar un paso en pos del acuerdo, pero para continuar en su deriva sin fin hacia la derecha, para confluir con el Partido Popular.

Es lamentable ver cómo el Partido Socialista se ha negado a hacer el más mínimo esfuerzo para confluir con el gran movimiento de la izquierda que ya se está gestando, pero sin embargo no ha dudado un segundo en renunciar a sus señas de identidad sociales para allanar el camino a la Gran Coalición con el PP.

Dado que la política económica de los dos grandes partidos es prácticamente idéntica desde los años 90, si ahora el PSOE también renuncia a pelear en terrenos ideológicos como la sanidad y la educación ¿se puede saber qué le queda?, después de tantas renuncias a su ideario, es que ya no se le va a poder describir ni siquiera como socialdemócrata, porque socialista evidentemente hace mucho que dejó de serlo.

El patético espectáculo que está dando el señor Rubalcaba, arrastrándose día tras día en un intento de conseguir la palmadita de Rajoy, está dejando su imagen pública a la altura del betún, de momento desde el PP usan a los socialistas para algún acuerdo puntual sobre Europa con el que mitigar su desgaste en el Gobierno e ir tirando.

El PSOE ha dejado definitivamente huérfana a una gran parte de la población, que sigue luchando cada día, cada uno en su ámbito, contra los atropellos e imposiciones ideológicas del gobierno Rajoy. Población que siente que ya no puede apoyarse de ninguna manera en un partido que, en vez de plantar cara, prefiere pactar para intentar mitigar su desgaste.

Defender el Sistema
Porque de eso es de lo que va todo este asunto en última instancia: ante el ascenso cada vez mayor de la izquierda transformadora, al PSOE le ha entrado pánico, y a menos que entre en razón en el último instante, se arrojará sin pudor en brazos del PP para intentar por todos los medios conservar al actual statu quo. Si los números lo permiten, es casi seguro que tras las próximas elecciones veremos un gobierno PP-PSOE, que bloqueará cualquier cambio significativo.
Estas dos organizaciones se ven a sí mismas como las garantes de la viabilidad del país, e imbuidas de esa mesiánica visión despreciarán a todos los que exigimos un cambio radical, a los que pedimos la superación, de una vez por todas, de este sistema socioeconómico que nos asfixia.

La letra de la Internacional Socialista proclama “cambiemos el mundo de base”, al menos estos acontecimientos han servido para dejar clara una cosa: que dicho cambio no llegará de la mano del actual PSOE.

Raúl Martín Fernández

Anuncios