Etiquetas

, , , ,

Parlamento andaluz después de las últimas elecciones y situación anterior.

Parlamento andaluz después de las últimas elecciones y situación anterior.

El experimento de Podemos fracasa en su estrategia hegemónica y no logra romper el techo histórico de IU en Andalucía ni de lejos. (100.000 votos y 5 diputados menos, y eso teniendo en cuenta que ahora hay un millón de electores mas que en 1994).

En el resto de España, las encuestas apuntan en el mismo sentido: el tope del nuevo partido coincide con los guarismos que ya apuntaba IU antes de la aparición de Podemos, pero no los supera.

Los números son claros, Podemos ha redistribuido el voto dentro de la “izquierda a la izquierda” del PSOE, pero no ha rascado nada significativo fuera de ese caladero, por mucho que se empeñaran sus dirigentes en lo del partido transversal y superar la retórica izquierda-derecha.

Al final lo único que se produce es una división del voto de la izquierda sociológica en tres vertientes, al igual que ya sucede en nuestro entorno mas cercano, Francia (PSF, PCF y PG) y Portugal (PSP, PCP y BE). Es decir: la división entre la izquierda de inspiración socialdemócrata, la de inspiración comunista, y la “moderna” que quiere ir mas allá de la socialdemocracia pero sin abrazar las tesis comunistas.

Podemos ha venido a ocupar un nicho electoral que estaba huérfano en España, pero eso no implica la desaparición de ninguno de los otros dos partidos, tan solo su redimensionamiento: de los 590.000 votos obtenidos por Podemos, 118.000 se pueden atribuir al PSOE y 164.000 a IU, en total unos 282.000 votantes, lo que nos deja 308.000 votantes que se incorporan de nuevas al proyecto (los del “nicho huérfano” que mencionaba antes), no es una cantidad en absoluto despreciable… pero no es ni mucho menos una cifra que permita los “asaltos” y delirios de grandeza varios de los que han hecho exhibición los dirigentes podemitas, de hecho ni siquiera ha supuesto una variación significativa del porcentaje de abstención.

Muy bien les vendría a los insistentes forofos de Podemos (cansinos cual martillo pilón con sus taladrantes consignas) dar un paso atrás para ampliar la perspectiva y mirar a nuestros países vecinos, así se podrían dar cuenta de que no han inventado nada, que el BE y el PG ya iniciaron hace tiempo el mismo camino que ellos.

Si hicieran eso, incluso podrían aprender de errores ajenos, no volver a caer en ellos y aceptar cual va a ser la dimensión real de su opción política a medio plazo… pero claro, eso supondría reconocer que no son los inventores de la fórmula, supondría reconocer que solos no van a poder y que tendrán que pactar con la “casta” del PSOE y con los “viejunos” de IU, supondría hacer la pedagogía necesaria para explicar que el pacto supone renunciar a parte de tu programa… y obviamente es mucho mas agradable el adanismo autocomplaciente.

Claro, que ese paso atrás para observar con perspectiva también lo debería de dar IU, y dejar de empeñarse en una convergencia suicida que está diluyendo a la coalición por la vía de los hechos, y es que si te empeñas en decirle al electorado que eres lo mismo, ¿por qué te van a votar a ti y no al de enfrente?… porque la simple pataleta del “yo estaba aquí primero” no es muy brillante como estrategia, que digamos.

Raúl Martín Fernández

Anuncios